Creo mi marca personal: un producto o un servicio pueden convertirse en una llave que abra puertas para el futuro. Trabajando en una empresa eres uno más del engranaje, y pocas veces destacarás o serás reconocido. Tu jefe, seguramente, será el que se lleve los elogios. Trabajando por cuenta propia tú eres el dueño, el responsable, “el autor intelectual” de todo lo que se produce. Y con eso vas haciéndote un hueco y diferenciándote de los demás.
Normalmente este tipo de servicios se utilizan para no dar nuestra propia dirección. Por ejemplo puede venir bien cuando una web te pide que introduzcas tu correo para acceder a una parte que no todo el mundo tiene acceso (con la intención de luego mandarte información que posiblemente no te interese). De esta manera no comprometerás tu cuenta y nunca te llegarán esos correos.
Finalmente, y antes de dar paso a las plataformas con las que recomiendo para trabajar de forma remota, debo advertirte de la necesidad de un colchón financiero de emergencia. Es decir, lo relativo a 2 o 3 meses de trabajo en ahorros, de modo que si surge algún imprevisto (accidentes, salud, cualquier otra cosa) lo puedas solucionar sin extrañar tu empleo.
As mobile devices become an increasingly integral part of our lives, it’s vital that marketers understand how to effectively communicate on this unique and extremely personal channel. Mobile devices are kept in our pockets, sit next to our beds, and are checked constantly throughout the day. This makes marketing on mobile incredibly important but also very nuanced.
Continuando con el tema y asumiendo que un almuerzo fuera de la oficina cueste $8.00 dólares (mientras que uno en casa puede salir en $2.00 dólares aproximadamente), y tú comes fuera por lo menos 3 días a la semana (almuerzos, cumpleaños, cafés, snacks, happy hours, etc.), estamos hablando de un gasto semanal de $24.00 dólares, que serían $1,152.00 dólares que dejas de ahorrar, cada año, ¡por lo menos!
×