Supongamos que siempre encuentras dos objeciones en los posibles clientes a la hora de vender tu producto o servicio. Por ejemplo, «no creo que sea lo que estamos buscando» o «en estos momentos no tengo tiempo para atenderte».  Una solución sería programar una serie de correos electrónicos para enviar automáticamente  a lo largo de las próximas semanas.
En la parte superior del embudo de ventas es donde los posibles clientes se convierten en contactos. A partir de este momento son los vendedores de la empresa los que contactan con los posibles clientes. En este momento el vendedor tiene que hacer las preguntas adecuadas que le permitan calificar al cliente y decidir si se trata de una oportunidad de venta que debe pasar a la siguiente fase del embudo de ventas.
Pero ¿sabías que existen otras maneras de tienda online?, ¿conoces el drop shipment? Consiste en vender un producto al por menor sin poseerlo realmente. Es decir el minorista (ósea tú) llega a un acuerdo con el fabricante para vender su producto y éste se encargará de enviarlo directamente al cliente final en nombre del minorista, por tanto tú no tienes la necesidad de tener un stock de la mercancía. El beneficio se obtiene, en la compra que haces a la vez tú al fabricante de ese producto, pero a un coste inferior. En resumen, tu misión en ésta relación triangular, es ser un intermediario.
Muchas empresas de encuestas te van a pagar a través de algún medio de pago electrónico, por ejemplo PayPal o Payza, algunas también lo hacen por transferencia bancaria, pero esto depende del país. Te recomiendo verificar antes como hacen los pagos, y si es el caso de los medios de pagos electrónicos, tienes que tener una cuenta activa y comprobar que esté disponible en tu país.
×